Sierra Bares

Un poco de tó

La burla de un asesino

Posted by sierraelgrifo en 21 marzo 2009

Asesino confeso sí, pero sin pruebas que lo demuestren.

De hecho, la policía aún no sabe a ciencia cierta si fué uno el que asesinó a Marta del Castillo o lo perpetraron varios individuos.

Desde que Marta del Castillo desapareciera el pasado 24 de Enero, la policía no ha encontrado siquiera el cadáver de la joven. Después de varias semanas buscando el cuerpo en el río Guadalquivir, resulta que esta información facilitada por el principal sospechoso, Miguel C.D., era falsa.

Ahora confiesa que tiraron el cuerpo a un contenedor de basura, con lo que el cadáver podría estar en el vertedero donde va a para toda la basura de Sevilla.

Aunque la búsqueda se ha acotado al tamaño equivalente a medio campo de fútbol, el cuerpo podría estar a 10 metros de profundidad. Lo cual supondrá seguramente, un gran despliegue de medios para conseguir localizarlo en una zona tan complicada, eso suponiendo que esta vez el sospechoso se haya dignado a confesar la verdad. Porque a lo que es visto, tampoco parecen tener claro que sea así realmente.

La búsqueda por el río Guadalquivir duró semanas e intervinieron en ella agentes del Grupo de Menores (Grume) de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental, efectivos del Grupo de Homicidios y miembros especializados en desaparición de personas procedentes de la Dirección General de la Policía, en Madrid, agentes a pie y a caballo, perros especializados, submarinistas de la Guardia Civil, etc. Todo ese despliegue para nada.

¿Hasta cuándo? ¿Cómo es posible que un chaval de 19 años se burle así de la policía y del resto de los mortales?

Me pregunto como son los interrogatorios de la policía en este tipo de casos. Vale que ya no se llevan los métodos empleados en otros tiempos, pero quizá en este caso estén siendo demasiado blandos. El tipo dice que tiró el cuerpo al río, y se movilizan cielo y tierra para encontrarlo. Es de suponer que no se contrastó demasiado esa información porque está claro que no era cierto. Ahora dice que lo tiró a un contenedor. Veremos.

A mi juicio, la policía ha sido demasiado complaciente con este mequetrefe. Aunque igual me equivoco y simplemente el tipo es, además de un asesino repugnante, un embaucador muy convincente.

Lo que está claro es que Miguel C. D., el sospechoso principal, es un tipo sin escrúpulos. No sólo asesinó supuestamente a Marta del Castillo, sino que encima, se dedica a marear la perdiz sobre este asunto hasta límites intolerables, alargando innecesariamente el sufrimiento a unos padres que, sin duda, no lo merecen.

Esperemos que el cuerpo aparezca pronto y podamos ver cuánto antes a los asesinos de Marta del Castillo entre rejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: